miércoles, 14 de febrero de 2007

Oscar Alemán

Como toda épica, el jazz se nutre tanto de leyendas como de grandes e injustos olvidos. Uno de los casos más emblemáticos es el del guitarrista argentino Oscar Alemán, nacido en la profunda provincia del Chaco en 1909 y fallecido en Buenos Aires en 1980. Nutrido por una adolescencia en Brasil y habiendo emigrado a París en los años ’30, Alemán no sólo fue uno de los grandes guitarristas del swing —tocó con Bill Coleman, Stephane Grappelli, entre otros —sino que fue comparado retrospectiva y favorablemente con Django Reinhardt, por algunos escasísimos y avisados críticos norteamericanos. La leyenda dice que se conocieron, que se influyeron mutuamente, y que el chaqueño decidió volver a su patria asustado por la guerra, perdiendo así la oportunidad de entrar en la historia por la puerta grande. A pesar de haber sido pionero en la fusión de ritmos brasileros y argentinos con el swing, incluso en el jazz argentino la memoria de Oscar Alemán se pierde en borrosos recuerdos de un hombre morocho, pequeñito, que tocaba muy rápido y que a veces, en un gesto que antes parecía circense y hoy es una muestra tanto de virtuosismo como de buen humor, daba vuelta la guitarra y tocaba al revés, instrumento en la espalda.
Además de Swing Guitar Masterpieces 1937-1957, acaban de lanzarse Grabaciones recuperadas y Oscar Alemán con Los Cinco Caballeros, dos compactos recientes que recopilan, en una edición mezquina y desprolija pero con muy buen sonido, sesiones de este genial guitarrista realizadas en Buenos Aires en los años sesenta. Hay una versión hilarante de “Bésame mucho”, brilla por doquier una técnica insuperable, tal vez más sutil y con un rango más amplio que la del gitano Reinhardt y se oye, por sobre todo, una alegría y un placer de tocar muy poco comunes, uno de los tantos aportes de un gran olvidado

1 comentario:

Hot Club de Boedo - Buenos Aires - Argentina dijo...

Hola Eduardo soy Waldo Fonseca desde Buenos Aires te envio un saludo, quería felicitarte por el blog y también quiero que sepas que desde hace muchos años venimos recordando a la mítica figura de Oscar primero con Eduardo Ravera quien fuera discípulo y guitarrista de Oscar Y Hernán Oliva y ahora con Hot Club de Boedo, claro esta dentro de nuestras modestas posibilidades te invito a visitar nuestro blog donde hay fotos videos audio y la actividad que venimos desarrollando.Cordiales saludos.
www.hotclubdeboedo.blogspot.com